En libertad ¿Qué es la montanera y cuál es su importancia?

Todo proceso tiene un fin y en la cría del cerdo también la hay. El término montanera hace referencia a la última fase de la cría del cerdo ibérico y consiste en dejar pastar en libertad al cerdo en la dehesa, donde se produce su incremento de peso al alimentarse de las bellotas de encinas, alcornoques y otros árboles de la familia quercus.

Este período se extiende desde octubre a febrero, coincidiendo con el periodo óptimo de maduración de la bellota. Si la temporada de lluvias ha sido generosa en aguas, los cerdos pasarán el día caminando sobre una superficie irregular repleta de bellotas y pastos frescos.

Durante la estancia en la dehesa, los cerdos llevan una vida tranquila y placentera, ocupados en dos únicas actividades, hacer ejercicio en busca de comida y dormir. Teniendo mucho terreno a su disposición para cumplir así las normas de calidad.

Hay que destacar, que la importancia no reside únicamente en la alimentación, sino que también en el ejercicio diario que realizan. Al estar en libertad, los cerdos recorren en torno a 12-15 km diarios. Esto confiere que su carne sea de mayor calidad, ya que a la vez que engordan, se produce la infiltración de la grasa en sus carnes magras.

¿Cuál es su importancia?

¿Sabías que durante la montanera los cerdos ibéricos llegan a  consumir entre seis y diez kilos de bellotas y un kilo de pastos frescos al día?

Este tipo de alimentación influye en el sabor, la textura de los jamones, y  las propiedades de los ácidos grasos del jamón de bellota. De hecho, el jamón de bellota es el único producto cárnico capaz de aportarnos ácido oleico, tan beneficioso para nuestra salud cardiovascular.

La bellota, que contiene casi tanto ácido oleico como la aceituna,  permite acumular ácidos grasos saludables entre los músculos del jamón de bellota 100% ibérico. Estos  ácidos grasos tan especiales son los que van a permitir la posterior evolución casi mágica en los secaderos naturales, en algunos casos de hasta 5 años de duración.

Si no hubiera la fase de la montanera, no habría jamón de bellota 100% ibérico. La alimentación de los animales se basaría únicamente en cereales y piensos más o menos industriales, y como consecuencia sería una carne de menor calidad, ya que no se conseguiría la composición saludable derivada de la bellota.

Durante la montanera, nuestros cerdos ibéricos viven tranquilos recorriendo la dehesa y sin escatimar en una buena alimentación. Este proceso se traduce en productos de excelente calidad como el jamón ibérico de bellota que ofrecemos en Reserva ibérica.

¿A qué esperas para comprobarlo?